viernes, 9 de diciembre de 2011

La Educación y la ingeniería inversa de un ciudadano del futuro


Apenas llevo un año dedicado más intensamente a dirigir un proyecto de educación en Fundación Telefónica y en este tiempo mi impresión de la Educación ha cambiado radicalmente. Al principio tenía la idea de que bastaba un cambio de modo de enseñar, que las tecnologías iban a propiciar, para cambiarlo todo, pero según he ido aprendiendo más, hablando más con sus expertos, con los que lo viven día a día (profesores, pedagogos, directores, etc)  y reflexionando más a la luz de la cultura digital que se está creando, me doy cuenta que hace falta un cambio más grande. Como decía Ken Robinson en esta magnifica entrevista con Punset, "hacer más eficaz un sistema erróneo no mejora las cosas" y eso es lo que ahora creo, que el sistema educativo actual es erróneo, pero lo es por caduco, es un modelo ya sobrepasado, que funcionó, pero que ya no funciona, ya no responde eficientemente a las necesidades de la sociedad del siglo XXI y  como dice muy radicalmente  Roger Schrank :  "Sólo hay dos cosas que están mal en el sistema educativo: qué enseñamos y cómo lo enseñamos" Cambiar este cómo y este qué supone cambiar el sistema educativo y eso no puede hacerse sin una importante reflexión.






En primer lugar, la Educación no pertenece a las autoridades educativas, ni a los Ministerios, ni a  las Escuelas de Pedagogía, ni siquiera a los profesores/maestros o a las familias. La Educación pertenece a toda  la sociedad y, por tanto también pertenece a las empresas, a su Economía, a la Cultura, al Arte, a la Sanidad,.... pues en todas ellas vivirán y contribuirán las personas que pasan por el sistema educativo. La Educación es una constante de todas las sociedades desde que el hombre vivía en las cavernas, era el modo en el que primero la tribu, después la comunidad y finalmente las naciones preparaban el tipo de personas que iban a contribuir al futuro de las sociedades tal y como están querían ser o con las necesidades que tenían  Cuando no había un sistema educativo para el conjunto de los ciudadanos bastaba con trabajar al lado de alguien aprendiendo haciendo (learning by doing). Este es un método muy eficaz, que ahora se reivindica como óptimo, pero que tenia el problema de que en un entorno autoritario tendía a repetir lo ya sabido sin añadir innovación. Después el siglo XIX nos trajo los sistemas educativos que se extendían a toda la población (más a los chicos que a las chicas en sus primeras etapas) y a través del cual la sociedad obtenía los obreros, los técnicos y los dirigentes que la explosión económica de la revolución industrial demandaba. Pero el orden social de esta sociedad se trasladaba en sus formas y en sus fines al aula, y mal que nos pese más de 200 años después mantenemos en nuestras aulas, salvo honrosas excepciones, los valores, formas y fines de esa etapa. 


Es hora, como sociedad,  de repensar nuestra educación pensando en el tipo de personas que queremos que surja de ella. Un niño que entra hoy en el sistema educativo saldrá de él, si todo le va bien, por la década de 2030 ¿que sabemos de esa época? nada!!! ¿que sabíamos hace 20 años de estos años que estamos viviendo?. En 1991, hace 20 años, desaparecía oficialmente  la URSS, el mundo de dos bloques antagónicos desaparecía, el capitalismo vencía y no se marcaba límites, lo que nos llevó a crisis como la actual, y pensando en tecnología no había móviles, ni Internet (solo en minorías de ejecutivos y en universidades de élite), ni banda ancha, ni smartphones, ni buscadores, ni redes sociales, ni Google, ni Facebook, ni liderazgo de Apple, ni social media ni crisis de la industria discográfica o periodística, etc. Todo un mundo nuevo, con nuevas perspectivas se nos ha abierto por la combinación de estas innovaciones tecnológicas que ninguna previsión futurista acertaba a predecir. ¿que nos ha valido de todo lo que aprendimos en esa etapa anterior? La respuesta a esta pregunta nos dará la base del conocimiento que ha de ser esencial a la Educación. El resto estará a nuestra disposición, como datos, como información y nuestro gran trabajo será transformar esa abundancia en conocimiento. A esto si que nos ha de ayudar la Educación, a conocer esos procesos que hacen de un datos una información y de varias informaciones un conocimientos y de muchos conocimientos una sabiduría. Sobre este tema reflexiona el filósofo Daniel Innerarity en su libro "la democracia del conocimiento"  Nuestra sociedad no es hoy una sociedad de la información ni del conocimiento pues la abundancia de datos y de información contradictoria o irrelevante nos está impidiendo crear eficazmente conocimiento, es una sociedad del desconocimiento pues nos ha cogido con el paso cambiado y sin saber como tratarlo. Esto es así porque estábamos acostumbrados a que el conocimiento, la lectura de la realidad nos la daba el sistema educativo, nos la transmitían los profesores y la escuela que tenia el monopolio de la Educación. Pero este monopolio acabó.


Ahora la escuela nos debe enseñar a aprender. Hemos de aprender a aprender que es una de las competencias básicas, escritas en las leyes educativas pero no puestas en practica ni evaluadas en casi ninguna escuela. Me gusta mucho una frases que le oí a Tiscar Lara en nuestro último Encuentro Internacional de Educared el pasado mes de octubre: "Es más lo que se puede aprender que lo que se puede enseñar". Si la educación se basa en la transmisión, en enseñar materia, el alumno está sometido a las limitaciones de sus profesor (además de a las suyas propias), pero si aprende a aprender, ya solo está sujeto a las suyas y la actual sociedad digital le va a ofrecer suficiente alimento para toda su vida. Solo así podrá adaptarse a los cambios, a ese futuro del 2030 cuando salga del sistema educativo.


Por eso titulaba este post, la Educación y la ingeniería inversa. Porque cuando se dispone de un producto ya existente, la ingeniería inversa intenta averiguar como construirlo o como se construyó. Si definimos el tipo de persona que queremos para nuestra sociedad en el futuro, si definimos como sociedad este ciudadano del futuro, podemos diseñar la Educación para que ayude a formarlo y no solo ir modificando la heredada. Pues ya sabemos que la Educación responde a los valores, formas y fines de la sociedad en la que existe, por eso hemos de pensar en el final del proceso para poder diseñarlo. Como en casi todo en la vida lo difícil no es hacerlo sino saber qué hay que hacer. Por eso el debate de la Educación ha de hacerse sobre las cualidades de estos ciudadanos de las próximas décadas y que serán afectados por la Educación que se diseñe.


En este punto es importante pensar en la Economía. Sé que a algunas almas sensibles mezclar Economía y Educación no les gusta pero la Economía es tan esencial para la vida y la felicidad de las personas que no debemos ni podemos obviarlo. En realidad no creo que nadie pueda ser feliz si no está preparado para enfrentarse al tipo de trabajos que existan en su época, algo que en estos momentos de crisis estamos viendo de un modo trágico en mucho casos simplemente porque las premisas por las que muchas gente se educó estaban basadas en cómo era la sociedad hace unos años pero no ahora. Ahora hay menos empleo, tanto de grandes empresas como trabajo público y sin embargo, por otra parte la sociedad tiene muchos problemas, muchas carencias, lo que significa que hay mucho "trabajo" por hacer, muchas empresas que poder crear y mucho emprendimiento que realizar. Pero el sistema educativo crea personas que reciben respuestas, no que se hacen preguntas y ahora tenemos un defecto de lo que se necesita. El modelo que creaba personas aptas para aprobar oposiciones, con alto peso de la memoria no nos ofrece ahora innovadores, ni creativos, ni científicos, no nos ofrece personas que tomen riesgos y esto nos da un 50% de paro juvenil, que junto al 30% de fracaso escolar y el 30% de fracaso en los que inician los estudios universitarios son, para mi las principales razones para cambiar la Educación. Todo esto es un desperdicio de recursos económicos y de potencial humano que como sociedad no nos deberíamos permitir y debería indignarnos. En esto creo que hay que ser radicales pues como decía Einstein "no se puede seguir haciendo lo mismo y esperar que los resultados sean diferentes". Lo importante que ha de cambiar este sistema educativo no son las tecnologías, sino la reflexión del conjunto de la sociedad sobre qué ciudadanos hemos de crear con su ayuda, que cualidades hay que potenciar. 


A esto nos ha ayudado el Dr. Howard Gardner, Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales 2011 que desarrolló la teoría de las inteligencias múltiples y que  define la inteligencia como:
- La capacidad de resolver problemas cotidianos.
- La capacidad para generar nuevos problemas para resolver.
- La capacidad de crear productos u ofrecer servicios valiosos dentro del propio ámbito cultural.
Esta definición sitúa la inteligencia en lo que las personas “saben hacer” y su capacidad de crear productos en el mundo real, en diversas situaciones. En suma la educación nos ha de proporcionar "personas inteligentes" pero con esta definición no con la anterior en la que inteligente era más sinónimo de erudito de alguien que sabía, más que de alguien que "sabe hacer" que es lo que precisamos ahora.


El otro gran avance de estos últimos años ha sido la importancia de lo emocional, que pasa por la motivación, por la educación personalizada que busca encontrar aquello que apasiona a la persona y donde su motivación será óptima, donde la educación será "encender un fuego" y alimentarlo, más que "llenar un cubo". En todo este proceso las tecnologías ayudarán mucho, pero habrá una gran lucha con los que lo único que esperar es endurecer el sistema actual creyendo erróneamente que el único problema es que tenemos un sistema poco exigente y que tomarán como referencia sistemas autoritarios como muchos sistemas asiáticos incompatibles culturalmente con el nuestro y que no harán más que aumentar las brechas y aumentar la infelicidad de muchos y el fracaso general.  Afrontamos pues un gran debate educativo, mucho más allá del de las tecnologías en la educación. Tal vez es el momento de abogar por las disrupciones como las que proponen muchos autores puesto que las meras evoluciones lentas suelen producir gran cantidad de "anticuerpos" en los intereses dentro del propio sistema  que tienden a anular cualquier pequeño cambio. 


Es el gran debate de nuestro tiempo, en especial en nuestro país, donde no hay otro camino para disminuir el alto nivel de paro que el de crear muchas empresas que según las estadísticas históricas son las que realmente crean empleo en estas etapas. La escuela no solo debe adaptarse a la dotación tecnológica del entorno digital en el que vive, también debe alinearse con los valores de innovación, creatividad y emprendimiento que son las principales armas competitivas de una sociedad de un país desarrollado. El resto es perder el tiempo y prolongar un modelo ya pasado. Hay que hacer ingeniería inversa pensando en ese futuro y como ejercicio piense en lo siguiente, si un profesor hoy pone como tarea traer escrito el argumento del Quijote y los alumnos en 2 minutos lo buscan en Google y lo copian de Wikipedia, sin leerlo y lo imprimen en una perfecta y limpia presentación ¿quien se equivoca?¿los chicos utilizando las tecnologías existentes y que serán su mundo en los próximos años o el profesor por preguntar como si no existiera Google o Wikipedia y viviésemos hace 20 años? ¿Quien vive más en su mundo y en el futuro en este caso? pensemos en esto cuando incluso surjan voces para endurecer este sistema ¿que hay que hacer, castigarlos más y obligarles a copiarlo a mano?¿que personas estamos creando con esto? Afrontemos este gran debate



9 comentarios:

Paz Garde dijo...

¡Fantástico Post! Me ha encantado.
Y me gustaría añadir un factor que me parece importante tener en cuenta, se trata de la motivación de los jóvenes por aprender.
Creo que a día de hoy todos tenemos desterrada la idea de que los jóvenes son una caja vacía que debemos llenar de información, todos entendemos la educación como un espacio en el que promover y desarrollar las capacidades de cada individuo. Pues bien, para que funcione cualquier “qué” del sistema educativo y cualquier “cómo” es imprescindible que los jóvenes sientan que la educación tiene sentido para ellos.
Si los jóvenes no se sienten motivados, no tienen sueños, no le verán ninguna utilidad al sistema educativo. Por el contrario cuando los jóvenes saben lo que desean encuentran la forma de conseguirlo.
La reforma educativa puede ser algo tan sencillo como poner al sistema educativo al servicio de los sueños y las ambiciones de nuestros jóvenes ¿qué te parece?
Un abrazo Pepe

Talbuix€ dijo...

interesante post e inteligente planteamiento educativo, mi propia experiencia me ha demostrado que siendo un estudiante mediocre que odiaba estudiar, me he pasado la vida estudiando todo aquello que incitaba mi curiosidad, como ejemplo: aprendí Fortran IV por pura curiosidad allá por 1980. Hay formadores q entienden muy bien su tarea y otros q no dan la talla y plantean la educación de forma tiránica, me resulta muy interesante la película "el club de los poetas muertos"

Seven dijo...

Realmente interesante. Cuanta más gente se plantee estos problemas a resolver, antes cambiaremos esta sociedad perdida en el tiempo.

Un buen planteamiento el de realizar ingeniería inversa con el sistema educativo. Ahora queda, una vez comprendido, cambiarlo.

Un saludo.

José de la Peña dijo...

Gracias por lo comentarios y Paz, si que me parece importante la motivación y sobre todo el que vean que la educación tiene sentido, eso si que me parece importante. En el pasado así fue y debemos recuperar esa sensación que si que vemos en los niños que van al colegio en países en desarrollo. Así lo vemos en muchos niños de nuestro proyecto Proniño en Latinoamérica

Anónimo dijo...

¿Te contrataron un proyecto de educación en Fundación Telefónica y no tenías ni idea de todos estos aspectos básicos de la educación, los tuviste que descubrir luego?

Ken Robinson lleva "dando la lata" años, incluso Asimov hablaba de esto hace tiempo

http://www.youtube.com/watch?v=oIUo51qXuPQ

En fin,me alegro de que al menos hayas llegado a este punto, y que tengas tanta "suerte" como para ser financiado por una gran empresa para un proyecto donde básicamente te dedicas a aprender sobre estos temas y escribir estos posts...

Anónimo dijo...

Hola :

Me llamo Eliana Villarreal soy administradora de un sitio web. Tengo que decir que me ha gustado su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Por ello me encantaria contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren tambien en su web.

Si estas de acuerdo hazmelo saber enviando un mail a eliana.villarreal.bravo@hotmail.com
Eliana Villarreal

Santi Alzugaray dijo...

Somos TEDxCartagena. Sabemos que conoce TED y TEDx a la perfección. Hemos programado un evento TEDx para abril de 2012 sobre el futuro de la educación, y nos gustaría contactar con usted y la fundación. Nuestra visión nace de la conferencia de Sir Ken Robinson en TED California y se orienta hacia las nuevas experiencias con TICs en el aula. Será un evento que constituirá un hito en nuestra comunidad autónoma, pionero en el sur de España. tedxcartagena@gmail.com

Anónimo dijo...

estoy un poco hasta el gorro de la mitificación de la tecnologia y de la inteligencia emocional.

Esta teoría viene de la mano del capitalismo puro, por una parte quita valor a los factores hereditarios y de esfuerzo, y por otro alaba los factores "adquiridos".

Y por adquiridos pongo por ejemplo es acceso a la tecnologia (caro en el caso de tener que comprar ipads a todos tus hijos, de darles cobertura 3G, etc..) y el acceso a los "contactos" (poder relacionarte con los poderosos y sus hijos).

Que los hijos de los ricos no tienen memoria, no importa, le quitaremos peso en la formación.

La memoria y la lógica son elementos indispensables para un funcionamiento mas rápido y eficiente del cerebro, es como si un ordenador tiene todo en disco duro y otro tiene mucha memoria RAM, y todos las librerías cargadas en ella, operará mucho mas rápido y eficientemente.

Por otra parte la transmisión de muchos conocimientos, por ejemplo el algebra, requieren de muchos conceptos previos adquiridos, que por mucha internet que tengas requieren de su estudio de forma "tradicional"

¿que existen muchas herramientas que facilitan los procesos, como pueda ser un gestor de proyectos o un lector electronico? si, pero si no sabes lo que es un camino critico y cómo se llega a él, es como si le das una pistola a un mono, puede ocurrir un desastre. Si no sabes qué libros leer y cuales son morralla, asimismo tendrás una herramienta como el kindle utilizada como si fuera un martillo pilón.

La cultura del esfuerzo y del interés por el conocimiento y por crear el nuevo conocimiento es lo que mas escasea, y en eso estoy de acuerdo, la educación actual no ayuda, pero para eso están los padres, para indicar el camino.

Ahora mismo las universidades mas prestigiosas están llenas de asiaticos e indios, que si están sometidos a una competencia brutal, y son capaces de desarrollar todo su potencial.

Mejor leerse un articulo sobre la educacion finlandesa basado en seleccionar a los mejores para educadores y pagarles bien


lo demas es filfa

Gabriela dijo...

Hola José:

Gracias por este aporte para la reflexión. Coincido con las ideas e inquietudes planteadas. Considero que uno de los problemas que se nos presenta en esta necesidad de atender y comprender la criis educativa es lograr superar muchas de las representaciones sociales que se sostienen y circulan, tanto al interior de los que participamos en el sistema educativo como en la sociedad en su conjunto. Creo que este es el mayor desafío.
Hubo valiosos y muy vigentes desarrollos teóricos pedagógicos y de otros campos disciplinares, que tematizaron sobre muchos aspectos que se toman en tu aporte "la educación y la ingeniería inversa de un ciudadano del futuro". Algunos de ellos fueron Dewey, Comenio, Piaget, Vigotski, Ausubel, Gardner, Perkins.
Por eso creo que hubieron y hay malas transposiciones didácticas. Es preciso comprender esta relación teórico práctica, práctica teórica en este contexto de la conectividad digital, la interactividad y de disponibilidad de información y conocimiento, de cambios en los desarrollos cognitivos, afectivos y sociales en los cuales las concepciones del aprendizaje y la enseñanza quedan afectadas.
Como psicopedagoga en mi compromiso con y en la educación busco promover y orientar en estos sentidos los cambios educativos.
gracias por este intercambio.
Cordiales saludos.
Gabriela Varela de Argentina