martes, 2 de septiembre de 2008

Frágil


Este blog está dedicado a los cambios y cuando lo comencé pensaba sólo en los cambios externos: sociales, tecnológicos, empresariales, de ideas, etc, pero hoy tengo que tratar de los cambios personales porque es un día especial. Un amigo muy muy querido está en un momento muy delicado de su vida, relacionado con la salud y tiene una importante batalla que librar; una amiga se va muy lejos; un antiguo compañero de despacho y de charlas está grave en un hospital tras un accidente de automóvil y alguien con el que había tratado en el trabajo dos o tres veces ha muerto en este verano en apenas tres días. Todas estas noticias se han sucedido en una semana, tras las vacaciones, una tras otra, hasta hacerme sentir, como no había sentido antes, la fragilidad de estar vivo, de estar sano y de estar con los que quieres. Te desestabiliza tanto una acumulación así de evidencias, que buscas apoyo en la charla con otros (lo que no hace más que aumentar el número de casos que conoces) , en frases, en lecturas. Hoy estoy aquí pero mañana podría no estar, y las tecnologías seguiría avanzando, las empresas seguirían creando valor añadido y la sociedad seguiría tranformándose, pero yo ya no estaría para verlo. Esto me hace preguntarme ¿he hecho lo que podía y lo que debía hacer en el tiempo que se me ha dado o he estado esperando momentos mejores? ¿Dejo algo de valor, mi porción de responsabilidad para mejorar el mundo, o también ha quedado a la espera de tiempos mejores, de que estuviera menos liado? ¿he hecho feliz o infeliz a los que han tenido al suerte o la desgracia de conocerme?. En este contexto, hoy se me queda pequeño pensar en Internet, o en el i-phone, la banda ancha, la productividad o la regulación del sector. Como se dice a los niños, hoy, me voy a un rincón a pensar con la etiqueta de frágil a la vista. Disculpadme.
"Vivir es pensar" Ciceron
"La vida no es significado, la vida es deseo" Chaplin
"La vida sólo puede ser comprendida hacia atrás, pero únicamente puede ser vivida hacia adelante" Sören A. Kiekegaard
"La vida es aquello que te va sucediendo mientras tú te empeñas en hacer otros planes" John Lennon

8 comentarios:

Dioni F. Nespral dijo...

La vida es frágil, Pepe. Pero es importante compartirla, lo bueno, lo interesante, lo "cool", lo romántico, lo fácil y también lo triste, lo importante, lo dificil,lo complejo, lo sensible. todo.

por eso, haces que tus escritos sean compartidos. Tienes eso que hace a la gente diferente: sentimiento.

Animo y las conversaciones siempre ayudan.

David Bartolomé dijo...

Una reflexión que hace pensar, sin duda. Creo que estos casos que comentas no deben caer en saco roto.

En ocasiones, situaciones como estas hacen que uno haga un "reset", se pare, analice su vida y haga una reordenación de sus prioridades en la vida (muchas veces el trabajo o el dinero acaban en posiciones mucho más altas de lo necesario).

Lo importante es poder darse uno cuenta de estas cosas con el tiempo suficiente como para rectificar el camino, si no va acorde con lo que realmente valoramos.

Un abrazo.

Ruth dijo...

Sí, yo creo que crecer significa "ir haciéndose" cada vez más consciente de todo hasta que un dia esa consciencia te da vértigo y sientes la fragilidad que comentas. Por eso hay que disfrutar de las alegrías y los buenos momentos, dando gracias y siendo conscientes de lo afortunados que somos en esos momentos.
Una amiga me dice que las cosas tienen la importancia de lo que duran... y en parte tiene cierta lógica. ¿Cuanto dura un proyecto en el ámbito laboral? y ¿Cuánto dura el amor de un hijo, la sabiduría de una madre, la complicidad con un amigo?

Mr. Onuff dijo...

Hola Pepe, es la primera vez que escribo en tu blog, pero al ver este post no he podido evitar comentarlo.
Al igual que tu, yo también estoy en un momento de esos en el que te replanteas todo. Gente que quieres esta mal de salud, decisiones que has tomado se tambalean. Todo lo vuelves a revisar.
Así es la vida, de vez en cuando, como si de una agenda electrónica se tratase, nos recuerda que estamos vivos y que debemos, como dice David, replantearnos algunas cuestiones.
Espero que en tu caso no pase por dejar de escribir en tu blog. Creo que a los que realizamos esta labor de mejor o peor manera, profesionalmente o por afición, nos el blog nos aporta una herramienta que nos permite esto.
Poder escribir comentarios sinceros, desde el corazón, sin ser interrumpidos
¡Animo! todo suma.
Un saludo

José de la Peña dijo...

Si hay algún momento en que el blog me ha dado satisfacciones ha sido en este momento con vuestros comentarios de reflexión y de apoyo. Gracias a todos y me encanta esta familia que constituimos alrededor de los blogs

Benito Castro dijo...

Descubriendo tu blog y leyéndote, me da la impresión que nos encontramos en un toma y daca de 'almas sensibles' entre las que yo me sitúo. Estos momentos son duros y, seguramente a estas alturas ( 18 de septiembre) se han ido encajando mejor. ¡Seguro que sí!

La vida es también aquí y ahora, y es lo que realmente es. Si te pones a pensarlo bien, es lo único que tenemos. El pasado te marca y el futuro te puede motivar, o asustar. Pero son sensaciones o pensamientos en el ir hacia detrás y delante típico de la mente. Míralo bien, lo único que está aquí y ahora es el instante y ése instante ya ha pasado. Ahí reside nuestra fragilidad, y vuestro reto porque tenemos que vivir y obtener el fruto de nuestro paso por aquí con alegría y paz interior.

Estoy un punto espiritual, pero la lectura de este relato tuyo me lo ha generado. Gracias por todo y por estar ahí.

Un abrazo. Benito Castro.

Norma dijo...

Hola Pepe, he buscado en mis cuadernos de notas alguna frase apropiada, de alguno de esos escritores que lo dicen tan bien, para dejarte aquí. No encontré ninguna, así que lo diré con mis propias palabras:

Por suerte, los humanos --ignoro qué sucede con otras especies-- tenemos una gran capacidad para sobreponernos a los momentos difíciles. El tiempo lo cura todo, reflexionar para rescatar vivencias positivas es una buena forma de curar las heridas. Ánimo.

Te dejo un cuento de regalo, no tiene mucho que ver, pero me gusta:

LA UVA Y EL VINO

Un hombre de las viñas habló, en agonía, al oído de Marcela. Antes de morir, le reveló su secreto:
-La uva --le susurró-- está hecha de vino.
Marcela Pérez Silva me lo contó, y yo pensé: Si la uva está hecha de vino, quizá nosotros somos las palabras que cuentan lo que somos.

(en "El libro de los abrazos", de Eduardo Galeano)

José de la Peña dijo...

Gracias Norma, es un bonito cuento. El otro día en un evento con Eduardo Punset hablamos de la importancia de los relatos para enfrentarse a los problemas, no solo de los hechos, sino también de cómo contarlos y cómo convertirlos en una historia que nos permita entenderlos y darles un sentido Después vi una entrada en el blog de Benito Castro, que también ha dejado aquí su comentario (gracias), sobre cómo las empresas han de contar su historia y poco a poco parece que las palabras y el relato que forman define a las personas y a las empresa,s y sobre todo toca el interior de los seres humanos. Gracias por venir porque sé lo importante que es la palabra para ti.