lunes, 28 de septiembre de 2009

Pronto no importará el conocimiento sino la sabiduría

Este vídeo, de los siempre interesantes amigos de Infonomía (gracias siempre Alfons), recuerdo haberlo visto hace tiempo (creo que es del 2007), pero no le había prestado la atención que le he prestado hoy en que lo he vuelto a encontrar por casualidad. Sólo su comienzo ya invita a seguir: "la sociedad del conocimiento no es aquella en la que el conocimiento es valioso sino aquella en que este conocimiento por accesible a todos deja de tener valor", esto, dicho por Hiroshi Tasako con todo lujo de razonamientos, es una delicia que no te debes perder. Otro vídeo para repasar varias veces. Disfrutadlo

1 comentario:

José María dijo...

Hombre, hay muchas perlas en este discurso, pero también mucha arena, en mi opinión. Presentar una dualidad entre conocimiento y sabiduría, más aún partiendo de culturas monistas, me parece más un artificio de provocación que admito como licencia poética, pero no como base de razonamiento. ¿O es que puede haber sabiduría sin conocimiento? ¿O es que se puede generar nuevo conocimiento sin una sabiduría previa?
Salta de decir que en Internet se encuentra todo el conocimiento, sin decir que está tanto el conocimiento argumentado como el no argumentado (me resisto a utilizar cierto-falso ya que verdad o mentira no existen ni tienen sentido en "ciencia", donde sólo elaboramos modelos), y la mayor parte de las veces está descontextualizado, lo que introduce mucho ruido en la transmisión de la ¿sabiduría?, para de repente saltar al concepto de eco-sistemas de expertos, pero no entra a detallar cómo se puede uno convertir en experto en algo. Ese proceso de construcción del mobiliario básico no se construye sin un trabajo de asimilación que necesita el doble juego del intercambio de información en una red de conocimiento validado más una buena sesión de trabajo de deglución en solitario.
Nos dice que los genios eran necesarios antes, pero que ahora lo que vale son las redes de expertos, cuando en realidad lo que da a entender es que son necesarias las dos cosas (te "vende" una cosa, pero te entrega otra), pues en el fondo lo que viene a decir es que las redes de expertos son un catalizador y un tamiz para las ideas geniales "paridas" por esos mismos "genios", cosa que tampoco es novedad, y que ya comentaron muchos, y pusieron en práctica muchos otrso desde los albores de la historia, desde los que se elevaron "apoyados en hombros de gigantes", a los jardines de los filósofos griegos.
La paradoja quizá, desde mi punto de vista es que queremos llegar al tejado de los eco-sistemas de expertos, sin pasar, intentando obviar, o intentando simplificar el inevitable trabajo de la construcción del "expertise".

En definitiva, un buen discurso, un discurso inspirador y un personaje interesante para traerlo a la FT, pero un discurso peligroso para ser interpretado literalmente (si un responsable político español medio degustara este vídeo, y viera la luz, miedo me da lo que podría intentar poner en práctica...).