jueves, 21 de octubre de 2010

Conflictos, tomar partido y futuro


El tráfico de Internet crece un 62% respecto al año pasado, según datos de Telegeography. Unos días después sabemos que los beneficios de Apple han subido en este trimestre un 70% respecto al año pasado. Los de Google crecen un 32,3%. Mientras que los de un gran operador de eficiente como Telefónica han crecido un 9,4% (resultado de enero a junio) siendo uno de los mayores crecimientos del sector de las telecos. El valor en Bolsa de una empresa viene determinado especialmente por sus perspectivas de futuro, por el crecimiento esperado. Esta capitalización bursátil que aporta su crecimiento, y que proviene del éxito de su innovación, es la que ya llevado a una firma casi quebrada en los 80, como Apple, a convertirse en un de las cuatro mayores empresas del mundo, junto a tres empresas del mundo del petróleo, encabezadas por Exxon.

Con todo lo anterior están expuestos gran parte de los principales elementos del gran debate de los próximos años entre dos grandes sectores imprescindibles y que se necesitan uno al otro. Uno maduro, como el de las telecomunicaciones y otro naciente como el de Internet. En suma el esquema es que el gran aumento del tráfico parece estar favoreciendo al gran crecimiento de los beneficios de los protagonistas de Internet, que a su vez, por sus servicios y terminales atractivos, están estimulando ese crecimiento de tráfico, en especial de vídeo en descargas y sobre todo streaming. Al mismo tiempo, ese crecimiento de tráfico está presionando y haciendo urgente la necesaria renovación de las redes que permita alojarlo y llevar un mayor ancho de banda al usuario, toda vez que el ADSL ya está llegando a los límites de su velocidad. Esta renovación de redes se valoró en Europa en unos 300.000 millones de euros de inversión en la próxima década.

Lo que resolvería todo este cunundrum seria el encontrar el modelo de pagos, entre las partes y por los usuarios, que permitiera que el sistema siguiera como ahora, produciendo beneficio a todos los actores, lo que impulsaría, con la lógica empresarial a todo el proyecto. Pero los usuarios no desean pagar más o pagar diferente (no a la pérdida de las tarifas planas) y hay polémica sobre los pagos de los grandes creadores de tráfico (Google, Bing, etc) a los operadores de telecomunicación.

De esto tratan las principales charlas que se dan en el sector de las telecos y dentro de ellas la más clara, desde mi punto de vista por contener todos estos argumentos, fue la que hizo el Consejero Delegado de Telefónica Julio Linares el pasado mes de septiembre en el XXIV Encuentro de las Telecomunicaciones de la UIMP de Santander y que gracias a la magnífica TV de la UIMP podemos repasar de nuevo.

En suma estamos en un enfrentamiento de lógicas empresariales entre empresas que buscan su beneficio, tanto las de Internet como las de telecomunicaciones. La única diferencia es que algunas de las empresas de Internet tienen la ventaja de que sus ingresos se pueden producir a partir de ofrecer gratis servicios de gran valor para el usuario. Es el caso de Google con el buscador o con Youtube. Las empresas de telecomunicación, como también otras de Internet como Amazón o Apple tienen inevitablemente que cobrar directamente al usuario y eso siempre duele más.

En suma un conflicto que no puede interpretarse, excepto que se desee manipular las emociones, en términos de malos y buenos. Un conflicto en que ninguna parte olvida sus intereses aunque los que mejor lo hacen son los que consiguen esos intereses satisfaciendo los deseos y necesidades de los usuarios.

Esa dicotomía fue vista también en un buen post de Rodolfo Carpintier que es siempre una lectura recomendable para poner racionalidad y sentido a todo este mundo que él ve con los ojos de inversor de capital riesgo y persona acostumbrada a pensar en el futuro.

Como conclusión de este post que me ha salido tan serio y tan grave, tal vez por haber estado tanto tiempo con el blog inactivo, me quedaría añadir que para analizar este tipo de conflictos es importate recordar esa frase de Marco Auelio de Hannibal Lecter en "El silencio de los corderos" le recordaba a la agente Clarice en su primera visita: "De cada cosa pregúntese qué es en si misma, cuál es su naturaleza". Si seguimos esa máxima podremos entender mejor los conflictos y analizarlos con mejor criterio.